Open Now

8am - 10pm, Free Admission

The Walmart Museum features Walton's 5&10, a world-class exhibit gallery and The Spark Café Soda Fountain.

Hours of Operation

Monday-Thursday 8am-9pm
Friday-Saturday 8am-10pm
Sunday Noon-9pm

Tour Info

The Walmart Museum is self-guided, but please call us if your group would like to enjoy a guided tour. Please contact us at 479-277-6851 or museumtours@walmart.com for information on booking and scheduling.

Acerca del 5&10

En 1950, la familia Walton, Sam y Helen, sus hijos Rob, John y Jim, y su hija Alice, se mudaron a Bentonville en el noroeste de Arkansas desde el lado oriental del estado. Según Sam, la ciudad era lo suficientemente pequeña como para satisfacer la necesidad de Helen de vivir en una ciudad pequeña. Según Helen, esto situó a la familia a poca distancia en automóvil de Missouri, Oklahoma y Kansas, donde Sam podía disfrutar de diferentes temporadas en el calendario para satisfacer su pasión por la caza de codornices.

Mudarse a Bentonville le permitió a Sam comprar la tienda miscelánea de Luther Harrison en la plaza central de la ciudad. Era la segunda tienda de Sam, pero la primera en llevar el nombre Walton. Siendo una franquicia de Ben Franklin de cinco y diez centavos, estaba justo al lado de un espacio ocupado por una peluquería, espacio que Sam adquirió en 1951. Sam continuó esta expansión hacia el espacio contiguo con una venta de remodelación que estableció Walton’s 5&10 como el gran éxito que Sam sabía que sería.

Hoy en día, los visitantes del Museo Walmart pueden ver los azulejos originales del techo de estaño de la tienda miscelánea de Harrison, así como los azulejos originales de color rojo y verde que Sam colocó antes de la famosa venta de remodelación. Si mira de cerca, puede ver que los azulejos rojos y verdes no coinciden exactamente. Como verá, a Sam se le había ofrecido un mejor precio en el lote de azulejos si los aceptaba "tal cual". Sam sabía que sus clientes no estarían mirando su piso - ni les preocuparía - siempre y cuando sus precios fueran bajos y sus estanterías estuvieran bien surtidas. Sam era un hombre frugal, pero no sólo por serlo. Él sabía que ahorrar dinero en gastos significaba que podía cobrar precios más bajos, ahorrando dinero a sus clientes para que pudieran vivir mejor.